Dicen que la tercera es la vencida. Efectivamente reportamos ahora nuestras observaciones sobre el arranque del Metrobus en Panamá. No queríamos adelantar conclusiones y dejamos que funcionara una semana antes de comentar.

El 28 de diciembre, considerado el día de la masacre de los inocentes por la religiones cristianas, y también el día que los panameños hacen mofas y burlas con noticias bufas, el Metrobus no podía faltar.

El slogan dice: Cómodos, Seguros, Confiables.

De tres dos pasaron la prueba, el último no. Uno de los buses forzó detenerse por una falla electrónica, y el otro simplemente se detuvo frente al Hospital del Niño, en la Avenida Balboa, frenta a la Bahía de Panamá. Hasta que vino uno de los técnicos colombianos traídos de Superpolo-Fanalca, no lo lograron arrancar.  Los proponentes trataron de minimizar la falla, pero resulta que cuando se inauguró otro sistema de transporte masivo de buses en la India, con el mismo apuro e improvisación del de Panamá, sucedió lo mismo, y peor, porque el primer bus en salir del parqueo falló. Un año después los incendios de esos buses son frecuentes (ver http://www.dnaindia.com/india/report_low-floor-delhi-bus-catches-fire-third-incident-in-two-days_1323351).

Será acaso un presagio para el Metrobús de Panamá. Ojalá que no, pero es evidente la improvisación:

  • no hay paradas bien marcadas sino un logo pequeño que apenas se ve, las paradas nuevas apenas se están licitando,
  • no hay parqueo con base de cemento y techo con áreas de mantenimiento como en el Metrovía de Guayaquil, del que se copiaron la propaganda, ni mucho menos de Transmilenio, cuyo operador de dos troncales es el operador de la empresa de Transporte Masivo que gano el proyecto,
  • no hay sistema de pago con controles,
  • no hay línea de paso expedito para los buses, ni siquiera provisional,
  • no hay separación entre “diablos rojos” y los “robots blanco-naranja”, esto últimos se toman las paradas sin ningún control, haciendo que los pasajeros de los diablos rojos suban en medio de la calle.

En cuanto a la seguridad estructural, a la fecha nadie en Colombia ha podido certificarnos por escrito que los buses de carrocería Superpolo-Marcopolo con chasis Volvo B7R y Transmisión ZF, han sido ensayados para cumplir la norma técnica colombiana NTX5206 que es la implementación colombiana de la norma internacional UN ECE R66, que se exigía en el pliego de cargos pero que nunca se constó su cumplimiento por la comisión evaluadora.

Alguien debe informarle al promotor principal de este proyecto hecho al apuro y sin preparación debida, el sr Papadimitriu, que se informe: los buses no son Volvo, solo es Volvo el chasis y el motor, que es el paquete B7R  fabricado en Brasil y no en Suecia como nos dicen, y la transmisión es ZF de Alemania pero cuyas partes han sido manufacturadas probablemente por Chongqing Shield Gear & Transmission Co., Ltd, socio fabricante chino de ZF. La carroceria incluyendo la estructura son colombianos y no brasileños, hechos en la fábrica Superpolo de Fanalca, S.A.

Para muestra dos botones. En la foto superior el bus Marcopolo Superpolo Volvo B7R del sistema Metrobus. En cambio, en la foto inferior el bus original Volvo B7R con carrocería Volvo fabricado 100% en Suecia y trensmisión 100% alemana. Juzque usted mismo. Observe que todas las ventanas, que son expulsables, son amplias a todo lo largo del bus. En el vehiculo de Metrobus, estas se achican en la parte posterior.

Buses de Metrobus Superpolo Volvo B7R

Buses de Metrobus Superpolo Volvo B7R

Bus Volvo B7R piso bajo original

Bus Volvo B7R piso bajo original

Lo interesante de toda la transacción es la compleja asociación de empresas a las que ninguna sola se pueda imputar fallas:

  • Fanalca, S.A. fue la ganadora para fabricar los buses, sin embargo,
  • Superpolo, subsidiaria de Marcopolo Brasil, es quien en realidad los ensambla,
  • Transporte Masivo de Panamá, fue el conglomerado ganador del equipo, sin embargo,
  • MiBus es la razón social que emplea a los conductores, y no Transporte Masivo, ni otra empresa de las licitantes,
  • Metrobus, nombre del sistema, es un nombre copiado de cinco sistemas similares en América Latina.

Una particularidad del sistema panameño. En todos los demás países ha sido la municipalidad la que ha manejado estos proyectos. En Panamá ni siquiera ha sido la Autoridad del Tránsito y Transporte Terrestre, sino el ministro de la Presidencia en persona. Al Municipio, al contrario se le han ido quitando direcciones como la de Aseo y pronto vendrán otras.

Un claro ejemplo de un sistema institucional presidencialista centralizado, que en los países en que ha sido el implementador del transporte urbano público, ha sido un desastre social y económico.

Ya lo dijo el gerente de operaciones de Superpolo, quien arma las carrocerías. Si no se les da mantenimiento constante a los buses, en seis meses no servirán. Y a la fecha no tienen un lugar adecuado para mantenimiento ni hay mecánicos certificados idóneos en Volvo-ZF-Superpolo para el modelo de bus que se ha puesto a rodar en las calles.

Nuestra Calificación del sistema Metrobus: un 3.5 en la escala de 5.0.

No es un fracaso total, pero tampoco está lejos de que será excelente. Sin la debida planificación urbana y vial, un sistema de transporte masivo de buses, sea o no BRT, a la larga fracasará. Sólo se estará cambiando la parte cosmética de los diablos rojos.

Añadiremos aquí algunas glosas que se han publicado en la primera semana del Metrobus.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s