noviembre 2009


(Nota del autor: La siguiente es una nota enviada a La Prensa. editada y publicada el 15 de julio de 2007 en su sección Defensor del Lector. Hemos incluído las partes que fueron eliminadas por espacio.)

Transporte: de panorama sombrío para el usuario a buena experiencia

10 DE JULIO. Al leer en este diario el pasado sábado [7 de julio de 2007], las notas “Proponen nuevos diablos rojos” y “Transporte: una promesa incumplida”, no cabe más que recordar lo que la misma tragedia del 23 de octubre confirmó sobre el transporte público, es que si no se hacía una transformación radical del mismo habría más tragedias para los usuarios, más negocio y poder para los transportistas.

El anuncio de que, de un día para otro, los transportistas van a resolver el problema trayendo más buses “cajeta”, como las autoridades los han llamado, y que en el caso de la tragedia de octubre se convirtió en maligno ataúd de hierros retorcidos, no es más que un presagio de más desastres antes de 2009.

Aprovecho para solicitar a las autoridades, en especial al director encargado y viceministro [de Gobierno y Justicia] Severino Mejía, que no permita que los transportistas manipulen a los usuarios ni a las autoridades importando vehículos que no cumplen con los más altos estándares de seguridad reconocidos internacionalmente. No vale confiar en lo que dicen los fabricantes.

Los buses fabricados en China no han escapado a incendios y cada vez ocurren con mayor frecuencia: el 1 de marzo de 2006 un bus de fabricación china se incendió en Hengxian causando 16 muertes, el 21 de septiembre de 2006 otro se incendió en Mudanjiang, dejó cinco muertos, otro el pasado 3 de junio de 2007 en Yunnan y último el pasado sábado 7 de julio en Zunyi, Guizhou, ambos con víctimas quemadas.

Como nuestro país todavía no ha definido inequívocas normas estrictas que todo vehículo debe cumplir en materia de seguridad para introducirlo al país y mucho menos ser puesto en circulación para servicio colectivo, solicito por el bienestar de los usuarios y todos los ciudadanos a la Autoridad del Tránsito y Transporte Terrestre que exija debido cumplimiento de esas normas internacionales como modelo para evitar más tragedias.

Únicamente una marca de fabricación china ha pasado algunas de estos estándares, y no es ninguna de las marcas que quieren introducir. No permitan que ni siquiera de prueba se ofrezca el servicio de pasajeros ni mucho menos cobrando, hasta que se tengan buses que cumplan con normas universalmente reconocidas de seguridad debidamente certificadas internacionalmente. Con la vida de los usuarios no se negocia.

Azael Barrera

Anuncios

(Nota del autor: La versión editada de este artículo fue publicada en La Prensa de Panamá, el 5 de febreo de 2009. Reproducimos la versión original previa a la reducción y edición para publicación. El nuevo proyecto Metrobus y el proyecto Transmóvil de la administración gubernamental anterior guardan muchas similitudes.)

¿Los buses vendrán de China?

Azael Barrera

Tal parece que por ahora no. Como la fábula de la cigüeña que traía los bebés de París, nos impusieron forzosamente una licitación para aparentemente traer buses “baratos” de China para el “Transmóvil”, del que nos impusieron una placa con un logo que no permite discernir los dígitos y en donde el bus es más importante que la persona humana. El espectáculo de una licitación apresurada, pudiera ahora convertirse en escándalo internacional. Querían imponernos unos buses de donde los incendios de buses autóctonos son frecuentes, pero los noticieros no logran cubrirlos o no lo hacen por orgullo.

Primero vino el “golazo” de la década de 1970 con los Pegaso españoles, en plena dictadura, un desfalco administrativo y fiscal llamado Cutsa. ¿Cuánto duraron aquellos buses de tercera clase? ¿Cuáles fueron las excusas del sepelio de aquellos armatostes cuyos motores se quemaban y aires acondicionados eran inservibles: piezas, mantenimiento, garantía, calidad?

Luego vino el “golazo” de los “elefantes blancos” de México. Los recuerdo porque veníamos de La Chorrera un domingo y la caravana de estos armatostes nos sacó de la carretera a la altura del río Caimito. Esos buses de tercera clase no duraron ni la mitad que los Pegaso.

La historia se puede repetir, y hubiera venido otro “golazo” si no es por un “portero” de seguros que atajó el “gol” por supuestos documentos falsos.

Trajeron buses chinos de “prueba” que se recalentaban y con problemas de aire acondicionado que dijeron se podían “reparar localmente” –¿recuerdan la causa del incendio del 8B–06?–. La marca que según las noticias causó revuelo en la licitación por supuesto precio más bajo y entrega expedita –“lo barato siempre sale caro y con apuro sale peor”–, es la misma de uno de esos buses de “prueba”.

Un dato clave pero desapercibido es el factor “camaleón”. Quitando la parrilla y lámparas, los “City Bus” licitados, llámense King-Long, XiaMen Golden Dragon o la marca en cuestión, son prácticamente idénticos, son de un mismo consorcio, King–Long United.

Según noticias disponibles en internet, el año pasado un bus Golden Dragon se incendió en una ciudad rusa (Agencia Novosti http://visualrian.com/), y otro bus King–Long se incendió a los 15 días de su entrega en India (http://www.expressindia.com/). De acuerdo a los sitios internet del fabricante, sus motores diésel Euro II son chinos (YuChai); los americanos (Cummings) son para diésel Euro III o de gas natural que no están disponibles aquí; y no habían pasado todavía las certificaciones de seguridad FMVSS (Federal Motor Vehicle Safety Standards – Normas Federales de Seguridad de Vehículos a Motor) de la FHTA (Federal Highway Traffic Administration), y de la FMCSA (Federal Motor Carrier Safety Administration) y la FTA (Federal Transit Administration), requeridas a vehículos públicos de pasajeros en Estados Unidos.

Igualmente, los buses chinos para el transporte público urbano interno no han pasado todavía las pruebas exigidas por las regulaciones la Dirección de Transporte la Comisión de Naciones Unidas para Europa, conocidas como regulaciones UN-ECE, para vehículos grandes de transportes de pasajeros.  Sólo un modelo de tipo coach, de una sola marca, para viajes largos, ha pasado algunas de estas regulaciones.

La operación “bombillo” casi se repite con los buses. En Cuba impusieron millones de bombillos fluorescentes chinos, cuyos sobrantes nos impusieron, y también impusieron miles de buses chinos, aunque de otra marca que acá no entró en la licitación. Acá tampoco ha pasado por ahora la marca china en cuestión por un tecnicismo legal, pero atentos porque nunca se sabe de dónde vendrá el próximo “golazo”.

El autor es profesor universitario

Hemos abierto este espacio para analizar el nuevo proyecto de movilidad urbana que el actual gobierno nacional quiere implementar para la Ciudad de Panamá.  Este espacio no es político, sino de análisis objetivo del proyecto, exponiendo lo bueno y lo malo, y que sirva de referencia para que el proyecto se haga de manera correcta. Si se hace bien, servirá de espacio para lo hagan mejor, y si no lo hacen bien, servir de ventana de áudito crítico a la gestión del proyecto y sus gestores.  En un país en democracia la participación ciudadana es vital para que las acciones gubernamentales y del sector privado sean en beneficio del pueblo, y no de beneficio exclusivo para funcionarios públicos o empresarios privados. 

Estén pendientes de la primera entrega en las próximas horas.

Saludos y bienvenidos!

Azael Barrera, Ph.D.